≡ Menu

El libertarismo y la «derecha alternativa» | Libertarianism and the “Alt-Right”

This is the Spanish translation of Hoppe’s PFS 2017 speech titled Libertarianism and the “Alt-Right”. It was first published on Centro Mises, and then revised and corrected by Oscar Eduardo Grau Rotela for this new publication. Spanish subtitles have also been added to the YouTube video.

For more Spanish translations, click here.

El libertarismo y la «derecha alternativa»

Discurso pronunciado en la 12ª reunión anual de la Property and Freedom Society en Bodrum, Turquía, el 17 de septiembre de 2017.

Conocemos el destino del término liberal y liberalismo. Se ha colocado en tantas personas diferentes y en diferentes posiciones que ha perdido todo su significado y se ha convertido en una etiqueta vacía, no descriptiva. El mismo destino ahora también amenaza cada vez más el término libertario y libertarismo que fue inventado para recuperar algo de la precisión conceptual perdida con la desaparición de las etiquetas anteriores.

Sin embargo, la historia del libertarismo moderno todavía es bastante joven. Comenzó en la sala de estar de Murray Rothbard y encontró su primera expresión cuasi canónica en su libro Hacia una nueva libertad: El Manifiesto Libertario, publicado en 1973. Por lo tanto, todavía tengo la esperanza y no estoy dispuesto a renunciar al libertarismo como lo definió y explicó Rothbard con una claridad conceptual y precisión incomparables, a pesar de los incontables intentos de los llamados libertarios por enturbiar el agua y apropiarse indebidamente del buen nombre del libertarismo por algo completamente diferente.

El núcleo teórico e irrefutable de la doctrina libertaria es simple y directo, y ya lo he explicado repetidamente en este lugar. Si no hubiera escasez en el mundo, los conflictos humanos o más precisamente los enfrentamientos físicos serían imposibles. Los conflictos interpersonales son siempre conflictos relacionados con cosas escasas. Quiero hacer A con algo determinado y quieres hacer B con la misma cosa. Debido a estos conflictos, y porque somos capaces de comunicarnos y discutir entre nosotros, buscamos normas de conducta con el objetivo de evitarlos. El propósito de las normas es evitar el conflicto. Si no queremos evitar conflictos, la búsqueda de normas de conducta carecería de sentido. Simplemente pelearíamos y lucharíamos.

En ausencia de una armonía perfecta entre todos los intereses, los conflictos sobre los recursos escasos solo pueden evitarse si todos los recursos escasos se asignan como propiedad exclusiva y privada a algún individuo o grupo de individuos específicos. Solo entonces puedo actuar de forma independiente, con mis cosas, desde ti, con tus propias cosas, sin que tú y yo choquemos.

Pero, ¿a quién pertenece qué tal recurso escaso como su propiedad privada y a quién no? Primero: cada persona posee su cuerpo físico que solo él y nadie más controla directamente. Y segundo, en cuanto a los recursos escasos que pueden controlarse solo indirectamente (que deben asignarse con nuestro propio cuerpo dado por la naturaleza, es decir, no apropiado): el control exclusivo (propiedad) es adquirido y asignado a esa persona, que se apropió el recurso en cuestión primero o quien lo adquirió a través de un intercambio voluntario (sin conflicto) de su dueño anterior. Porque solo el primer apropiador de un recurso (y todos los propietarios posteriores conectados a él a través de una cadena de intercambios voluntarios) posiblemente pueda adquirir y obtener control sobre él sin conflicto, es decir, en forma pacífica. De lo contrario, si se asigna control exclusivo a los que llegan tarde, el conflicto no se evita sino que, contrario al propósito mismo de las normas, se hacen inevitables y permanentes.

Ante esta audiencia no necesito entrar en más detalles, excepto para agregar esto: si quieres vivir en paz con otras personas y evitar todos los enfrentamientos físicos y, si tales enfrentamientos ocurren, intentar resolverlos pacíficamente, entonces debes ser un anarquista o más precisamente un anarquista de propiedad privada, un anarcocapitalista o un defensor de una sociedad de ley privada.

Y por implicación, entonces, y nuevamente sin más preámbulos: Alguien, cualquiera, no es un libertario o simplemente es un falso libertario si afirma y defiende uno o más de los siguientes: la necesidad de un Estado, cualquier Estado, de propiedad ‘pública’ (del Estado) y de los impuestos para vivir en paz; o la existencia y justificación de los denominados “derechos humanos” o “derechos civiles” distintos de los derechos de propiedad privada, como los “derechos de las mujeres”, “derechos de los homosexuales”, “derechos de las minorías”, el “derecho” a no ser discriminado, el “derecho” a la inmigración libre e irrestricta, el “derecho” a un ingreso mínimo garantizado o la atención médica gratuita, o el “derecho” a estar libre de discursos y pensamientos desagradables. Los que proponen algo de esto pueden llamarse a sí mismos como quieran, y como libertarios podemos cooperar con ellos, en la medida en que tal cooperación ofrece la promesa de acercarnos a nuestro objetivo final, pero no son libertarios o solo son libertarios falsos.

Ahora, “algo curioso sucedió en el camino al foro”. Mientras que Rothbard y yo, siguiendo sus pasos, nunca nos extraviamos de estas creencias centrales derivadas teóricamente, no solo los no libertarios, sino en particular también los libertarios falsos, es decir, las personas que afirman (falsamente) ser libertarios, e incluso muchos libertarios posiblemente honestos pero tontos, nos han seleccionado y vilipendiado como sus betes noires favoritas y encarnaciones del mal. Rothbard, el spiritus rector del libertarismo moderno, ha sido calificado por esta llamada multitud “antifascista” como un reaccionario, un racista, un sexista, un autoritario, un elitista, un xenófobo, un fascista y, para colmo, como un nazi judío que se odia a sí mismo. Y yo heredé todos estos títulos honorarios, además de algunos más (a excepción del material judío). Entonces, ¿qué cosa graciosa ha sucedido aquí?

Tratar de desarrollar una respuesta a esta pregunta me lleva al tema de este discurso: la relación entre el libertarismo y la derecha alternativa o “Alt-Right” que ha ganado notoriedad nacional e internacional después de que Hillary Clinton, durante la última campaña electoral presidencial, lo identificó como una de las fuentes inspiradoras de la “canasta de los deplorables” que apoyan a Trump (y cuyo liderazgo, en su haber, después de la victoria electoral de Trump, rompió rápidamente con Trump cuando resultó ser simplemente otra presidencia belicista).

El movimiento de la derecha alternativa es esencialmente el sucesor del movimiento paleoconservador que adquirió importancia a principios de la década de 1990, con el columnista y autor de best-sellers Patrick Buchanan como su representante más conocido. A fines de la década de 1990, se mantuvo inactivo, y recientemente, a la luz del daño cada vez mayor causado a los Estados Unidos y su reputación por las sucesivas administraciones de Bush I, Clinton, Bush II y Obama, resurgió más vigorosamente que antes bajo la nueva etiqueta de la derecha alternativa. Muchas de las figuras más destacadas asociadas con la derecha alternativa han aparecido aquí en nuestras reuniones en el transcurso de los años. Paul Gottfried, quien fue el primero en acuñar el término, Peter Brimelow, Richard Lynn, Jared Taylor, John Derbyshire, Steve Sailer y Richard Spencer. Además, el nombre de Sean Gabb y el mío se mencionan regularmente en relación con la derecha alternativa, y mi trabajo ha sido vinculado también con el movimiento neoreaccionario estrechamente relacionado, inspirado por Curtis Yarvin (también conocido como Mencius Moldbug) y su ahora difunto blog Unqualified Reservations. En resumen, estas relaciones y asociaciones personales me han valido varias menciones honoríficas de la liga de difamación más famosa de Estados Unidos, el SPLC (conocido como el Soviet Poverty Lie Center).

Ahora: ¿Qué hay de la relación entre el libertarismo y la derecha alternativa y mis razones para invitar a los principales representantes de la derecha alternativa a las reuniones con los libertarios? Los libertarios están unidos por las creencias centrales teóricas irrefutables mencionadas al principio. Tienen claro el objetivo que quieren alcanzar. Pero la doctrina libertaria no implica mucho o nada con respecto a estas preguntas: primero, ¿cómo mantener un orden libertario una vez logrado?. Y segundo, ¿cómo lograr un orden libertario desde un punto de partida no libertario?, que requiere a) que uno deba describir correctamente este punto de partida y b) identificar correctamente los obstáculos planteados en el camino de los propios objetivos libertarios por este mismo punto de partida. Para responder a estas preguntas, además de la teoría, también necesitas algún conocimiento de la psicología humana y la sociología o, al menos, un poco de sentido común. Sin embargo, muchos libertarios y libertarios falsos ignoran la psicología humana y la sociología, o incluso carecen de sentido común. Aceptan ciegamente, en contra de toda evidencia empírica, una visión igualitaria, de la pizarra en blanco de la naturaleza humana, de que todas las personas y todas las sociedades y culturas son esencialmente iguales e intercambiables.

Si bien gran parte del libertarismo contemporáneo se puede caracterizar, entonces, como teoría y teóricos sin psicología y sociología, gran parte o incluso la mayor parte de la derecha alternativa se puede describir, en contraste, como la psicología y la sociología sin teoría. Los simpatizantes con la derecha alternativa no están unidos por una teoría común, y no existe nada que se parezca apenas a un texto canónico que defina su significado. Más bien, la derecha alternativa está esencialmente unida en su descripción del mundo contemporáneo, y en particular a los Estados Unidos y el llamado mundo occidental, y la identificación y el diagnóstico de sus patologías sociales. De hecho, se ha observado correctamente que la derecha alternativa está mucho más unida por lo que está en contra que por lo que es. Es contrario, y de hecho odia con pasión, a las élites que controlan el Estado, los medios de comunicación dominantes, y la academia. ¿Por qué? Porque todos promueven la degeneración social y la patología. Por lo tanto, promueven, y la derecha alternativa se opone enérgicamente, el igualitarismo, la acción afirmativa (también conocida como “no discriminación”), el multiculturalismo y la masiva inmigración “libre” como un medio para llevar a cabo el multiculturalismo. Además, la derecha alternativa odia todo lo que huela a marxismo cultural o gramscismo y toda “corrección política” y, estratégicamente inteligente, se encoge de hombros, sin ningún tipo de disculpa por todas las acusaciones de ser racista, sexista, elitista, supremacista, homofóbico, xenófobo, etc., etc. Y la derecha alternativa también se ríe como irremediablemente ingenuo del lema programático de los llamados libertarios como Estudiantes por la libertad y (que he denominado “Estúpidos por la libertad” y mi joven amigo alemán Andre Lichtschlag como “liberallala-libertarios”) de “Paz, amor y libertad”, apropiadamente traducido al alemán por Lichtschlag como “Friede, freude, eierkuchen.” En marcado contraste con esto, los simpatizantes de la derecha alternativa insisten en que la vida también se trata de conflictos, odio, disputas y lucha, no solo entre individuos, sino también entre varios grupos de personas que actúan en concierto. “Millennial Woes” (Colin Robertson) ha resumido así la derecha alternativa: “La igualdad es una mierda. La jerarquía es esencial. Las carreras son diferentes. Los sexos son diferentes. La moralidad importa y la degeneración es real. Todas las culturas no son iguales y no estamos obligados a pensar que lo son. El hombre es una criatura caída y hay más en la vida que el materialismo hueco. Finalmente, la raza blanca importa, y la civilización es preciosa. Esta es la derecha alternativa“.

Sin embargo, en ausencia de una teoría unificadora, hay mucho menos acuerdo entre los simpatizantes de la derecha alternativa sobre el objetivo que en última instancia se quiere lograr. Muchas de sus figuras principales tienen tendencias claramente libertarias, especialmente las que han venido aquí (que, por supuesto, fue la razón para haberlas invitado aquí), incluso aunque que no fueran completamente libertarios y no se identificaran como tales. Todos los simpatizantes de la derecha alternativa que han aparecido aquí, por ejemplo, han estado familiarizados con Rothbard y su trabajo, mientras que el candidato presidencial más reciente del Partido Libertario nunca había oído hablar del nombre de Rothbard, y todos ellos, con lo mejor de mi conocimiento, fueron francos partidarios de Ron Paul durante su campaña principal para la nominación del Partido Republicano como candidato presidencial, mientras tanto muchos autoproclamados libertarios atacaron e intentaron vilipendiar a Ron Paul, por su supuesto, (ya saben lo que viene ahora) por “puntos de vista racistas”.

Sin embargo, varios de los líderes de la derecha alternativa y muchos de sus seguidores de rango también han respaldado puntos de vista incompatibles con el libertarismo. Como antes lo hizo Buchanan y ahora Trump, se muestran inflexibles respecto a complementar una política de inmigración restrictiva, altamente selectiva y discriminatoria (que es totalmente compatible con el libertarismo y su deseo de libertad de asociación y oposición a la integración forzada) con una estridente política de comercio restringido, proteccionismo económico y aranceles de protección (que es antitético al libertarismo y enemigo de la prosperidad humana). (Déjenme apresurarme a agregar aquí que, a pesar de mis reservas sobre su “economía”, todavía considero a Pat Buchanan un gran hombre).

Otros se desviaron aún más, como Richard Spencer, quien primero popularizó el término derecha alternativa. Mientras tanto, debido a varias acrobacias publicitarias recientes, que le han ganado cierto grado de notoriedad en los Estados Unidos, Spencer ha reivindicado el rango del máximo líder de un movimiento unificado supuestamente poderoso (un esfuerzo, por cierto, que ha sido ridiculizado por Taki Theodoracopulos, un veterano campeón del movimiento paleoconservador convertido en derecha alternativa y ex empleador de Spencer). Cuando Spencer apareció aquí, hace varios años, todavía exhibía fuertes inclinaciones libertarias. Desafortunadamente, sin embargo, esto ha cambiado y Spencer ahora denuncia, sin ningún tipo de calificación, a todos los libertarios y todo lo libertario, llegando incluso a tolerar el socialismo, siempre que sea socialismo de y para los blancos solamente. ¡Qué horrible decepción!

Dada la falta de fundamentos teóricos, esta división del movimiento de derecha alternativa en facciones rivales difícilmente puede considerarse una sorpresa. Sin embargo, este hecho no debe confundir a uno para descartarlo, porque la derecha alternativa ha aportado muchas ideas que son de importancia central para abordar una respuesta a las dos preguntas previamente mencionadas sin respuesta por la teoría libertaria: de cómo mantener un orden social libertario y cómo llegar a tal orden desde el statu quo actual, decididamente no libertario. La derecha alternativa no descubrió estas ideas. Habían sido establecidas mucho antes y, de hecho, en gran parte no son más que sentido común. Pero en los últimos tiempos tales ideas han sido enterradas bajo montañas de propaganda izquierdista igualitaria y la derecha alternativa debe ser acreditada por haberlas traído a la luz.

Para ilustrar la importancia de tales ideas, permítanme responder primero a la primera pregunta sin respuesta [¿cómo mantener un orden libertario una vez logrado?].

Muchos libertarios sostienen que todo lo que se necesita para mantener un orden social libertario es la aplicación estricta del principio de no agresión (PNA). De lo contrario, siempre que uno se abstenga de la agresión, de acuerdo con su punto de vista, el principio de “vivir y dejar vivir” debería mantenerse. Sin embargo, este “vivir y dejar vivir” suena atractivo para los adolescentes en rebelión contra la autoridad parental y toda convención social y control (y muchos jóvenes se han sentido atraídos por el libertarismo creyendo que este “vivir y dejar vivir” es la esencia del libertarismo), y aunque el principio sí se aplica y se aplica a las personas que viven muy alejadas y que se relacionan entre sí solo de manera indirecta y desde lejos, no se cumple y ni se aplica, o más bien es insuficiente, cuando se trata de personas que viven cerca unas a otras, como vecinos y cohabitantes de la misma comunidad.

Un simple ejemplo es suficiente para aclarar el punto. Supongamos un nuevo vecino de al lado. Este vecino no le ataca a usted ni a su propiedad de ninguna manera, pero es un “mal” vecino. Él se pasa tirando basura en su propiedad vecina, convirtiéndola en un montón de basura; al aire libre, a la vista de todos, se dedica a la matanza ritual de animales, convierte su casa en un “Freudenhaus”, un burdel, con clientes yendo y viniendo todo el día y toda la noche; nunca ofrece una mano amiga y nunca cumple ninguna promesa que haya hecho; o no puede o se niega a hablar con usted en su propio idioma, etc., etc. Tu vida se convierte en una pesadilla. Sin embargo, no puedes usar la violencia contra él, porque él no ha agredido en tu contra. ¿Qué puedes hacer? Usted puede evitarlo y excluirlo. Pero a tu vecino no le importa, y en cualquier caso “castigarlo” le hace poca o ninguna diferencia. Tienes que tener el respeto y la autoridad comunitaria, o debes recurrir a alguien que lo tenga, para persuadir y convencer a todos o al menos a la mayoría de los miembros de tu comunidad para que hagan lo mismo y conviertan al mal vecino en un marginado social, para ejercer suficiente presión sobre él para vender su propiedad e irse. (Demasiado para los libertarios que, además de su ideal de “vivir y dejar vivir”, también proclaman el lema “¡no respeten a ninguna autoridad!”)

¿La lección? La convivencia pacífica de los vecinos y de las personas que están en contacto regular y recíproco en algún territorio —un orden social tranquilo y agradable— exige también una cultura común: el idioma, la religión, las costumbres y las convenciones. Puede haber una coexistencia pacífica de diferentes culturas en territorios distantes y físicamente separados, pero el multiculturalismo y la heterogeneidad cultural no pueden existir en un solo y mismo lugar y territorio sin reducir la confianza social, aumentar de la tensión y, en última instancia, llevar al llamado por un “hombre fuerte” y la destrucción de cualquier cosa que se asemeje a un orden social libertario.

Y además: así como un orden libertario siempre debe estar en guardia contra los vecinos “malos” (aunque no agresivos) por medio del ostracismo social, es decir, por una cultura común de “no eres bienvenido aquí”, entonces, y de hecho incluso más atentamente, debe ser protegido contra los vecinos que abogan abiertamente por el comunismo, el socialismo, el sindicalismo o la democracia en cualquier forma o estilo. Ellos, al plantear así una amenaza abierta a todos los propietarios de propiedades y a la propiedad privada, no solo deben ser rechazados, sino que deben —para usar un ya bastante famoso meme hoppeano— ser “físicamente removidos”, si es necesario por medio de la violencia, y obligados a irse a otros pastos. No hacerlo conduce inevitablemente a, bueno, el comunismo, el socialismo, el sindicalismo o la democracia y, por tanto, todo lo contrario a un orden social libertario.

Con estas ideas “derechistas” o, como diría, simples ideas de sentido común en mente, me dirijo ahora a la pregunta más desafiante de cómo movernos desde aquí, el statu quo, hasta allí. Y para esto podría ser instructivo considerar primero brevemente la respuesta dada por los liberallala, la de ‘paz, amor y libertad’, el ‘friede, freude, eierkuchen’ o los libertarios del ‘capitalismo es amor’. Se revela el mismo igualitarismo fundamental, si bien en una forma ligeramente diferente, como el exhibido también por los libertarios del ‘vive y deja vivir’. Estos, como acabo de tratar de mostrar, definen lo que podríamos llamar el “problema del mal vecino”, y lo que es meramente una taquigrafía para el problema general que plantea la coexistencia de culturas claramente distintas, ajenas, mutuamente perturbadoras, molestas, extrañas u hostiles, simplemente fuera de existencia. De hecho, si usted supone, contra toda evidencia empírica, que todas las personas, en todas partes, son esencialmente las mismas, entonces, por definición, no existe el “problema del mal vecino”.

Los mismos igualitaristas, o como los libertarios liberallala mismos prefieren llamarlo, el espíritu “humanitario” también se manifiesta en su respuesta a la cuestión de una estrategia libertaria. En pocas palabras, su consejo es el siguiente: sean amables y hablen con todos, y luego, a la larga, los mejores argumentos libertarios saldrán ganando. Para ilustrar, tomen los cinco “No hacer cuando hablas de la libertad” de mi ex amigo convertido en enemigo Jeffrey Tucker. Son “1) no sean beligerantes; 2) no supongan el odio a la libertad; 3) no supongan metas diferentes; 4) no supongan ignorancia; 5) no consideren a nadie como un enemigo”. Ahora bien, aparte del hecho de que Tucker no parece seguir sus propios consejos en su beligerante condena de toda la derecha alternativa como fascistas que odian la libertad, sus exhortaciones me parecen verdaderamente asombrosas. Pueden ser buenos consejos frente a personas que surgen de la nada, sin ninguna historia rastreable, pero frente a personas reales con una historia registrada, me parecen irremediablemente ingenuas, poco realistas y abiertamente contraproducentes en la búsqueda de fines libertarios. Pues yo (y supongo que todos los demás aquí) conozco y he conocido a muchas personas en mi vida que son ignorantes, que tienen objetivos diferentes y antilibertarios, y que odian la libertad tal como la entienden los libertarios. ¿Y por qué en el mundo no debería considerar a esas personas como tontos o enemigos? ¿Y por qué no debería odiar y no ser beligerante frente a mis enemigos?

Como estrategia libertaria, entonces, el consejo de Tucker debe considerarse simplemente una mala broma. Pero seguramente es un buen consejo si uno busca entrar en el Estado como un asesor “libertario”, y esto bien puede explicar el entusiasmo con el que el libertarismo “humanitario” de Tucker ha sido adoptado por toda la multitud libertaria-liberallala.

Fuera de las tierras de la fantasía igualitaria, sin embargo, en el mundo real, los libertarios deben ser, sobre todo, realistas y reconocer desde el principio, como lo hace la derecha alternativa, la desigualdad no solo de individuos sino también de diferentes culturas como un dato inerradicable de la existencia humana. Además, debemos reconocer que existen muchos enemigos de la libertad tal como lo define el libertarismo y que ellos, y no nosotros, están a cargo de los asuntos mundanos; que en muchas partes del mundo contemporáneo su control de la población es tan completo que las ideas de libertad y de orden social libertario son prácticamente desconocidas o consideradas impensables (excepto como algún juego intelectual ocioso o gimnasia mental de unos pocos individuos “exóticos”); y que es esencialmente solo en Occidente, en los países de Europa occidental y central y en las tierras colonizadas por su gente, que la idea de la libertad está tan profundamente arraigada que estos enemigos todavía pueden ser desafiados abiertamente. Y limitando nuestras consideraciones estratégicas aquí solamente a Occidente, entonces, podemos identificar, casi como la derecha alternativa ha hecho efectivamente, a estos actores y agencias como nuestros principales enemigos.

Son, ante todo, las élites gobernantes que controlan el aparato del Estado y, en particular, el “Estado profundo” o la llamada “Catedral” de los militares, los servicios secretos, los bancos centrales y los tribunales supremos. Además, incluyen a los líderes del complejo militar-industrial, es decir, de empresas nominalmente privadas que deben su existencia al Estado como el comprador exclusivo o dominante de sus productos, y también incluyen a los líderes de los grandes bancos comerciales, que tienen el privilegio de crear dinero y crédito de la nada para la existencia del banco central y su rol como “prestamista de último recurso”. Juntos, entonces, el Estado, las grandes empresas y la gran banca, forman una extremadamente poderosa aunque pequeña “sociedad de admiración mutua”, estafando conjuntamente a la gran masa de contribuyentes y viviendo a lo grande a sus expensas.

El segundo grupo mucho más grande de enemigos está formado por intelectuales, educadores y “edúcratas”, desde los niveles más altos de la academia hasta el nivel de las escuelas primarias y jardines de infantes. Financiados casi exclusivamente, ya sea directa o indirectamente, por el Estado; ellos, en su abrumadora mayoría, se han convertido en las herramientas suaves y los verdugos dispuestos en manos de la élite gobernante y sus designios para el poder absoluto y el control total. Y en tercer lugar están los periodistas de los principales medios de comunicación, como los productos dóciles del sistema de “educación pública”, y los receptores cobardes y divulgadores de la “información” gubernamental.

Igualmente importante en el desarrollo de una estrategia libertaria es la próxima pregunta siguiente: ¿quiénes son las víctimas? La respuesta libertaria estándar a esto es: los contribuyentes frente a los consumidores tributarios. Sin embargo, aunque esto es esencialmente correcto, en el mejor de los casos solo es parte de la respuesta, y los libertarios podrían aprender algo al respecto de la derecha alternativa: porque aparte del aspecto estrictamente económico, también hay un aspecto cultural más amplio que debe ser tomado en cuenta en la identificación de las víctimas.

Para expandir y aumentar su poder, las élites gobernantes han estado conduciendo durante muchas décadas lo que Pat Buchanan ha identificado como una “guerra cultural” sistemática, dirigida a una transvaloración de todos los valores y la destrucción de todo lo natural, o si se prefiere los vínculos e instituciones sociales “orgánicas” como las familias, las comunidades, los grupos étnicos y las naciones relacionadas genealógicamente, a fin de crear una población cada vez más atomizada, cuya única característica compartida y vínculo unificador es su dependencia existencial común del Estado. El primer paso en esta dirección, tomado ya hace medio siglo o incluso más tiempo, fue la introducción del “bienestar público” y la “seguridad social”. De ese modo, la clase baja y los ancianos se convirtieron en dependientes del Estado y el valor y la importancia de la familia y la comunidad se redujeron y debilitaron correspondientemente. Más recientemente, han proliferado pasos de mayor alcance en esta dirección. Se ha proclamado y promovido una nueva “victimología”. Las mujeres, y en particular las madres solteras, los negros, los marrones, los latinos, los homosexuales, las lesbianas, los bisexuales y los transexuales han obtenido el estatus de “víctima” y se les han otorgado privilegios legales a través de decretos de antidiscriminación o acción afirmativa. Además, estos privilegios se han ampliado también a inmigrantes nacionales extranjeros, ya sean legales o ilegales, en la medida en que caen en una de las categorías mencionadas o son miembros de religiones no cristianas como el Islam, por ejemplo. ¿El resultado? No solo no se ha evitado o resuelto el “problema del vecino malo” antes mencionado, sino que se promovió e intensificó sistemáticamente. Se ha destruido la homogeneidad cultural, y la libertad de asociación y la segregación física voluntaria y la separación de diferentes personas, comunidades, culturas y tradiciones han sido reemplazadas por un sistema omnipresente de integración social forzada. Además, cada grupo “víctima” mencionado se ha enfrentado entre sí, y todos ellos se han enfrentado a hombres blancos, heterosexuales, cristianos y, en particular, a los casados ​​y con hijos como el único grupo de presuntos “victimarios” sin protección legal. Por lo tanto, como resultado de la transvaloración de todos los valores promovida por las élites gobernantes, el mundo se ha puesto patas arriba. La institución de un hogar familiar con padre, madre y sus hijos que ha formado la base de la civilización occidental, como la civilización más libre, más industriosa, ingeniosa y versátil conocida por la humanidad, es decir, la misma institución y gente que ha hecho más bien en la historia humana, ha sido oficialmente estigmatizada y vilipendiada como la fuente de todos los males sociales y convertida en el grupo más desfavorecido e incluso perseguido por la implacable política de divide et impera de las élites enemigas.

En consecuencia, dada la constelación actual de asuntos, entonces, cualquier estrategia libertaria prometedora debe, en gran medida como la derecha ha reconocido, ante todo adaptarse y dirigirse a este grupo de las personas más severamente victimizadas. Las parejas blancas cristianas con hijos, en particular si pertenecen también a la clase de los contribuyentes (en lugar de a los consumidores de impuestos), y se puede esperar de manera realista que todos los se asemejen o aspiren a esta forma estándar de organización y orden social sea la audiencia más receptiva del mensaje libertario (mientras que el menor apoyo se debería esperar de los grupos legalmente más “protegidos”, como, por ejemplo, las madres solteras musulmanas negras que reciben asistencia social).

Dada esta constelación de perpetradores-enemigos vs. víctimas en el Occidente contemporáneo, entonces, ahora puedo llegar a la última tarea de tratar de delinear una estrategia libertaria realista para el cambio. Los detalles de los cuales deberán ir precedidos de dos consideraciones generales. Por un lado, dado que la clase de intelectuales desde la parte superior de la academia a los periodistas que moldean la opinión en los principales medios de comunicación están financiados y firmemente vinculados con el sistema de gobierno, es decir, que son parte del problema, no se debería esperar que desempeñen un papel importante, si es que tienen alguno, en la solución del problema. En consecuencia, la llamada estrategia hayekiana para el cambio social, que visualiza la difusión de ideas libertarias correctas comenzando desde arriba, con los principales filósofos, y luego desde allí hasta los periodistas y finalmente hasta las grandes masas sucias, debe considerarse fundamentalmente irrealista. En cambio, cualquier estrategia libertaria realista para el cambio debe ser una estrategia populista. Es decir, los libertarios deben cortocircuitar a las élites intelectuales dominantes y dirigirse a las masas directamente para despertar su indignación y desprecio por las élites gobernantes.

Y en segundo lugar, mientras que los destinatarios principales de un mensaje libertario populista deben ser los grupos recién mencionados de blancos nativos desposeídos y privados de sus derechos civiles, creo que es un serio error estratégico el hacer que la “blancura” sea el criterio exclusivo sobre el cual basar las decisiones estratégicas de uno, como algunas ramas de la derecha alternativa han sugerido hacer. Después de todo, son sobre todo los hombres blancos los que conforman la élite gobernante y que nos han endilgado el desorden actual. Es cierto que las diversas “minorías” protegidas mencionadas anteriormente aprovechan al máximo los privilegios legales que se les han asignado y se han envalentonado cada vez más para pedir cada vez más “protección”, pero ninguno de ellos ni todos ellos juntos lo hicieron y tampoco poseen la destreza intelectual que hubiera hecho posible este resultado, si no fuera por la ayuda instrumental que recibieron y reciben de los hombres blancos.

Ahora, tomando nuestros apuntes del movimiento Buchanan y el movimiento Trump, sobre los detalles de una estrategia populista para el cambio libertario, en un orden no específico a excepción del primero, el cual ha asumido actualmente la mayor urgencia en la mente del público.

1.

Detener la inmigración masiva. Las oleadas de inmigrantes que actualmente inundan el mundo occidental lo han agobiado con hordas de parásitos de la asistencia social, han traído terroristas, aumentado el crimen, llevado a la proliferación de áreas prohibidas y han resultado en incontables “malos vecinos” que, basados ​​en su educación ajena, cultura y tradiciones, carecen de cualquier comprensión y apreciación de la libertad y se convertirán en simpatizantes imbéciles del estatismo de la asistencia social en el futuro.

Nadie está en contra de la inmigración y los inmigrantes per se. Pero la inmigración debe ser solo por invitación. Todos los inmigrantes deben ser personas productivas y, por lo tanto, deben ser excluidos de todos los pagos de asistencia social. Para garantizar esto, ellos o la parte que los invita deben establecer un vínculo con la comunidad en la que deben establecerse, y que se perderá y conducirá a la deportación del inmigrante en caso de que alguna vez se convierta en una carga pública. Además, cada inmigrante, parte invitada o empleador no solo debe pagar por el mantenimiento o el salario del inmigrante, sino que también debe pagar a la comunidad residencial por el desgaste adicional de sus instalaciones públicas asociado con la presencia del inmigrante, para evitar la socialización de todos los costos incurridos con su instalación. Además, incluso antes de su admisión, todos los inmigrantes potenciales deben ser examinados y probados no sólo por su productividad, sino también por su afinidad cultural (o “buena vecindad”), con el resultado empíricamente predecible de mayormente, aunque de ninguna manera exclusivamente, inmigrantes candidatos blancos y occidentales. Y cualquier comunista o socialista conocido, de cualquier color, denominación o país de origen, debe ser excluido de un asentamiento permanente, a menos que la comunidad donde el potencial inmigrante quiere establecerse sancione oficialmente el robo de la propiedad de sus residentes por parte de nuevos extranjeros que llegan, lo cual no es muy probable por decir lo menos (incluso dentro de las comunas “commie” ya existentes).

(Un breve mensaje a todos los libertarios liberallala y libertarios de fronteras abiertas, que seguramente etiquetarán esto de, lo adivinaron, “fascista”: en un orden libertario totalmente privatizado no existe el derecho a la libre inmigración. La propiedad privada implica fronteras y el derecho del propietario a excluir a voluntad. Y la “propiedad pública” también tiene fronteras: es propiedad de los contribuyentes nacionales y definitivamente no es propiedad de extranjeros. Y si bien es cierto que el Estado es un organización criminal y que confiarle la tarea del control fronterizo inevitablemente resultará en numerosas injusticias tanto para los residentes nacionales como para los extranjeros, también es cierto que el Estado también hace algo cuando decide no hacer nada respecto del control fronterizo y que, bajo las circunstancias actuales, sin hacer nada en este sentido, llevarán a injusticias aún más graves, en particular hacia la ciudadanía nacional).

2.

Dejar de atacar, matar y bombardear personas en países extranjeros. Una causa principal, aunque de ninguna manera la única, para la actual invasión de países occidentales por hordas de inmigrantes extranjeros, son las guerras iniciadas y conducidas en el Medio Oriente y en otros lugares por las élites gobernantes de Estados Unidos y sus subordinados títeres occidentales. Además, los ataques terroristas aparentemente “normales” y omnipresentes en nombre del Islam en todo el mundo occidental son en gran medida la “respuesta” de estas guerras y el consiguiente caos en todo el Medio Oriente y África del Norte. No se debería titubear en llamar a estos gobernantes occidentales por lo que son: asesinos o accesorios para el asesinato masivo. Debemos exigir, y gritar en voz alta en cambio, una política exterior de estricto no intervencionismo. Abandonar todas las organizaciones internacionales y supranacionales como la ONU, la OTAN y la UE que intrincan a un país en los asuntos internos de otro. Detener todas las ayudas de gobierno a gobierno y prohibir todas las ventas de armas a Estados extranjeros. Que sea ¡América Primero!, ¡Inglaterra Primero!, ¡Alemania Primero!, ¡Italia Primero! , y así sucesivamente, es decir, cada país comerciando entre sí y nadie interfiriendo en los asuntos internos de nadie.

3.

Dejar de financiar a las élites gobernantes y sus guardaespaldas intelectuales. Exponer y difundir ampliamente los lujosos sueldos, beneficios, pensiones, acuerdos, sobornos y fondos recibidos por las élites gobernantes: por los altos cargos del gobierno y las burocracias gubernamentales, de los tribunales supremos, bancos centrales, servicios secretos y agencias de espionaje, por políticos, parlamentarios, líderes de partidos, asesores políticos y consultores, por capitalistas de compinches, “edúcratas públicos”, presidentes universitarios, rectores y “estrellas” académicas. Llevar a casa el punto de que toda su brillante gloria y lujo está financiado por dinero extorsionado de los contribuyentes y, en consecuencia, instar a que se reduzcan todos los impuestos: impuestos sobre la renta, impuestos a la propiedad, impuestos a las ventas, impuestos a la herencia, etcétera, etcétera.

4.

Terminar con la FED y todos los bancos centrales. La segunda fuente de financiamiento para las élites gobernantes, además, el dinero extorsionado al público en forma de impuestos, proviene de los bancos centrales. Los bancos centrales pueden crear papel moneda de la nada. Esto reduce el poder adquisitivo del dinero y destruye los ahorros de las personas promedio. No hace y no puede enriquecer a la sociedad como un todo, pero redistribuye los ingresos y la riqueza dentro de la sociedad. Los receptores más antiguos del dinero recién creado, es decir, las élites gobernantes, se vuelven más ricas y los receptores últimos, es decir, el ciudadano promedio, se vuelve más pobre. La manipulación de las tasas de interés del banco central es la causa de los ciclos de auge y caída. El banco central permite la acumulación de una “deuda pública” cada vez mayor que se desplaza como una carga para los contribuyentes futuros desconocidos o simplemente se infla más. Y como facilitador de la deuda pública, los bancos centrales también son los facilitadores de las guerras. Esta monstruosidad debe terminar y ser reemplazada por un sistema de banca libre y competitiva construida sobre la base de un dinero genuino como el oro o la plata.

5.

Abolir todas las leyes y reglamentos de “acción afirmativa” y “no discriminación”. Todos esos edictos son flagrantes violaciones del principio de la igualdad ante la ley que, al menos en Occidente, se deduce intuitivamente y se reconoce como un principio fundamental de la justicia. Como propietarios privados, las personas deben ser libres de asociarse o desvincularse con otros: incluir o excluir, integrar o segregar, unirse o separarse, unificar e incorporar o desunir, salir y separarse. Cerrar todos los departamentos universitarios para estudios sobre negros, latinos, mujeres, género, queer, etc., etc., por ser incompatibles con la ciencia y descartar sus profesores como impostores intelectuales o sinvergüenzas. Asimismo, exigir que todos los comisarios de la acción afirmativa, funcionarios de diversidad y recursos humanos, desde las universidades hasta las escuelas y jardines de infantes, sean expulsados ​​a la calle y obligados a aprender algún oficio útil.

6.

Aplastar a la mafia “antifascista”. La transvaloración de todos los valores en todo Occidente: la invención de cada vez más “grupos de víctimas”, la difusión de los programas de “acción afirmativa” y la promoción implacable de la “corrección política” han llevado al surgimiento de una mafia “antifascista” tácitamente apoyada e indirectamente financiada por las élites gobernantes. Esta autodenominada mafia de “guerreros de la justicia social” ha asumido la tarea de intensificar la lucha contra el “privilegio blanco” a través de actos deliberados de terror dirigidos contra cualquiera y cualquier cosa considerada “racista”, “de derecha”, “fascista”, “reaccionario”, ” incorregible” o “no reconstruido”. Tales “enemigos del progreso” son agredidos físicamente por la mafia “antifascista”, sus autos son incendiados, sus propiedades vandalizadas , y sus empleadores amenazados con despedirlos y arruinar sus carreras, todo el tiempo la policía tiene el mandato de “retirarse” y no investigar los crímenes cometidos o procesar y castigar a los criminales. En vista de esta indignación, se debe despertar la ira del público y debe haber clamores, en todas partes, para que la policía se desate y esta mafia sea golpeada hasta la sumisión.

(La consulta hacia los libertarios liberallala y los Estúpidos por la Libertad, quienes seguramente objetarán esta demanda sobre la base de que a la policía solicitada para aplastar a la mafia “antifascista” sea la policía estatal: ¿También objeta usted, por los mismos motivos, que la policía arreste asesinos o violadores? ¿No son estas tareas legítimas ejecutadas también en cualquier orden libertario por la policía privada? Y si la policía no debe hacer nada con esta mafia, ¿no está bien entonces que el objetivo de sus ataques , la “derecha racista”, debiera asumir la tarea de dar a los “guerreros de la justicia social” una nariz ensangrentada?).

7.

Aplastar a los delincuentes callejeros y las pandillas. Al prescindir del principio de la igualdad ante la ley y otorgar todo tipo de privilegios grupales (excepto al único grupo de cristianos blancos casados ​​y sus familias), las élites gobernantes también han prescindido del principio de la igualdad de castigo por la igualdad de los delitos. Algunos grupos favorecidos por el Estado reciben un castigo más leve por el mismo delito que otros, y algunos grupos especialmente favorecidos simplemente se dejan enloquecer y prácticamente quedan impunes, lo que de hecho promueve efectivamente el crimen. Además, se ha permitido que las áreas prohibidas se desarrollen donde esencialmente ha dejado de existir algún esfuerzo para hacer cumplir la ley y donde los matones violentos y las pandillas callejeras se han hecho cargo. En vista de esto, el furor público debe ser provocado y debe exigirse inconfundiblemente que la policía tome medidas duras contra cualquier ladrón, atracador, violador y asesino, y elimine sin piedad todas las áreas prohibidas actuales de violentas pandillas. Huelga decir que esta política debe ser daltónica, pero si sucede, como de hecho lo hace, que la mayoría de los delincuentes callejeros o miembros de pandillas son hombres jóvenes negros o latinos o, en Europa, jóvenes varones inmigrantes de África, Medio Oriente, los Balcanes o Europa del Este, entonces que así sea y ese espécimen humano debería ser el que más prominentemente sangre la nariz. Y tampoco hace falta decir que para defenderse contra el crimen, ya sea un crimen callejero ordinario o actos de terrorismo, todas las prohibiciones contra la propiedad de armas por parte de ciudadanos honestos deberían ser abolidas.

8.

Deshacerse de todos los parásitos y vagos de la asistencia social. Para cimentar su propia posición, la clase dominante ha puesto a la clase baja en el subsidio y, por lo tanto, la ha convertido en la fuente más confiable de apoyo público. Supuestamente para ayudar a la gente a levantarse y ascender de la clase baja para convertirse en actores que se sostienen a sí mismos, el efecto real —y realmente previsto— de la llamada “política social” del Estado es exactamente lo contrario. Ha vuelto el estatus de subclase de una persona más permanente y hecho que la clase baja crezca constantemente (y con esto también la cantidad de asistentes sociales y terapeutas financiados con impuestos asignados para “ayudar y asistir”). Porque, de acuerdo con la ley económica inexorable, cada subvención otorgada a causa de una supuesta necesidad o deficiencia produce más, no menos, del problema que se supone que debe aliviar o eliminar. Por lo tanto, la causa raíz del estado de clase inferior de una persona: su bajo control de impulso y alta preferencia temporal, es decir, su deseo incontrolado de gratificación inmediata y las diversas manifestaciones asociadas a esta causa, como el desempleo, la pobreza, el alcoholismo, el abuso de drogas, la violencia, el divorcio, los hogares encabezados por mujeres, los nacimientos fuera del matrimonio, los acompañantes masculinos rotativos, el abuso infantil, la negligencia y la delincuencia menor, no se alivian ni se eliminan, sino que se fortalecen y promueven sistemáticamente. En lugar de continuar y expandir este desastre social cada vez más antiestético, entonces, debe ser abolido y se debe exigir en voz alta que uno tenga en cuenta la exhortación bíblica de que el que puede, pero no trabaja, tampoco debe comer, y que el que realmente no puede trabajar, debido a deficiencias mentales o físicas severas, será atendido por la familia, la comunidad y la caridad voluntaria.

9.

Sacar al Estado de la educación. La mayoría, si no todas, las patologías sociales que plagan al Occidente contemporáneo tienen su raíz común en la institución de la “educación pública”. Cuando se tomaron los primeros pasos, hace más de dos siglos, en Prusia, para suplementar y finalmente reemplazar un antiguo sistema completamente privado de educación con un sistema universal de “educación pública” obligatoria, el tiempo pasado en las escuelas estatales en la mayoría de los casos no excedía los cuatro años. Hoy, en todo el mundo occidental, el tiempo que se pasa en instituciones de “educación pública” es, como mínimo, de unos diez años, y en muchos casos, y cada vez más, de veinte o incluso treinta años. Es decir, una gran parte o incluso la mayor parte del tiempo durante el periodo más formativo de la vida de una persona se gasta en instituciones financiadas por el Estado y supervisadas por el Estado, cuyo propósito principal desde el principio no fue criar a un público ilustrado, sino entrenar a “buenos soldados” y “buenos servidores públicos”: no independientes ni maduros o “mündige Bürger”, sino “Staats-Bürger” subordinados y serviles. ¿El resultado? El adoctrinamiento ha funcionado: cuanto más tiempo pasa una persona dentro del sistema de educación pública, más se compromete con las ideas igualitarias de izquierda y se ha tragado e interiorizado de todo corazón la doctrina oficial y la agenda de “corrección política”. De hecho, especialmente entre los maestros y profesores de ciencias sociales, las personas que no se cuentan a sí mismas como parte de la izquierda prácticamente han dejado de existir. En consecuencia, se debe exigir que el control de las escuelas y universidades se aleje del Estado central y, en un primer momento, se devuelva a las autoridades regionales o mejor aún locales y localmente financiadas, y en última instancia se privatice completamente, a fin de reemplazar un sistema de uniformidad y conformidad obligatorias con un sistema de educación descentralizada que refleja la variación natural, la multiplicidad y la diversidad de los talentos e intereses humanos.

10.

No depositar tu confianza en la política o los partidos políticos. Así como no se puede esperar que la academia y el mundo académico jueguen un papel significativo en una estrategia libertaria para el cambio social, como con la política y los partidos políticos; después de todo, el objetivo último del libertarismo es poner fin a toda la política, y someter todas las relaciones interpersonales y conflictos a los procedimientos del derecho privado y civil. Sin duda, bajo las condiciones actuales, totalmente politizadas, una participación en la política y en la política de los partidos no se puede evitar por completo. Sin embargo, en cualquier implicación de este tipo uno debe ser muy consciente y protegerse contra la influencia corruptora del poder y el atractivo del dinero y las ventajas que conlleva. Y para minimizar este riesgo y tentación, es aconsejable concentrar los esfuerzos en el nivel de la política regional y local en lugar de la nacional, y promover una agenda radical de descentralización: de anulación y separación pacífica, segregación y secesión. Lo más importante, sin embargo, es que debemos prestar atención al lema de vida de Ludwig von Mises: no ceder ante el mal, sino avanzar cada vez más audazmente contra él. Es decir, debemos hablar donde sea y cuando sea, ya sea en reuniones formales o informales, contra cualquiera que nos enfrente con este tipo de tonterías “políticamente correctas” e izquierdistas igualitarias e inequívocamente decir: “No. Diablos, no. Debe estar bromeando”. Mientras tanto, dado el control mental casi completo ejercido por las élites gobernantes, el mundo académico y los principales medios de comunicación, ya se requiere una buena dosis de coraje para hacerlo. Pero si no somos lo suficientemente valientes como para hacerlo ahora y, por lo tanto, establecer un ejemplo para que otros lo sigan, las cuestiones serán cada vez peores y más peligrosas en el futuro, y nosotros, la civilización occidental y las ideas occidentales de libertad y la libertad serán aniquiladas y desaparecerán.


Revisado y corregido por Oscar Eduardo Grau Rotela. El artículo original se encuentra aquí.